Grafointeriorismo en Navidad- ‘Tuneamos’ con el color rojo

 

Hemos creado la ilusión de la Navidad con elementos que no son necesariamente los típicos adornos. Sin embargo, te darás cuenta de que hemos recreado un ambiente navideño en este Patio que ya conoces bien y que hemos vestido de múltiples maneras en post anteriores, de acuerdo a la letra de cada anfitrión. En esta ocasión, vamos a hacer Grafointeriorismo en Navidad para una personalidad con una escritura amable, clásica y coqueta… y con el color rojo como elemento conductor.

 

Cuando hablamos de Navidad en el ámbito de la decoración, se nos viene a la cabeza una serie de escenas donde las bolas de colores adornan un bonito abeto, solo, o acompañado de un Nacimiento. Es difícil resistirse a ‘tunear’ un poco la casa por estas fechas, aunque también es cierto, que a veces, se sacrifica la comodidad y la practicidad porque se retiran muebles para poder ubicar el árbol. O incluso, hay quien tiende a recargar y acaba creando un pequeño teatro que trata de reproducir los grandes escaparates de las tiendas, haciendo que la casa pierda por completo toda su personalidad.

Pero recrear un ambiente navideño práctico y diferente puede hacerse sin cambiar la esencialidad de la casa, simplemente jugando con los colores y las texturas. En esta propuesta vamos a utilizar un solo elemento, reproducido en diferentes objetos: el rojo, que es el color de la Navidad por antonomasia. Utilizado como te proponemos, puedes conseguir un efecto plenamente navideño sin sacrificar la comodidad, sin tener que retirar muebles, ni mucho menos, crear pequeños teatros.

 

Escritura clara, legible, redondeada y con ritmo dentro de la mesura.

 

Es la propuesta que hemos hecho para esta persona, que tiene una letra clara y legible al cien por cien. Una escritura aparentemente caligrafiada, pero que, si te fijas bien, ha evolucionado hasta un patrón de letra simplificado y que tiene un ‘ritmo mesurado’. Rasgos que son la base de nuestra propuesta, porque nos van a permitir jugar con cosas diferentes, sin ‘pasarnos’ con la originalidad, que es lo que ella está buscando.

Recordemos los objetos que forman el ambiente de este Patio: sillones de médula de mimbre de principios del siglo XX, un banco tocinero de madera, un piano antiguo, un perchero y una mesita de centro, ambos art decó. Plantas, muchas plantas, como no podría ser de otra manera en un ambiente andaluz. Unos toques de rojo, y hemos recreado la Navidad sin sacrificar nada.

 

El Patio que ya conocemos vestido de rojo para la Navidad.

 

Fíjate: nuestra anfitriona demuestra en su escritura que es una persona amable porque la unión entre sus letras es curva. Un mujer más bien clásica – como el color rojo en la Navidad- porque su letra sale levemente del patrón caligráfico hacia la simplicidad. Al mismo tiempo, tiene un punto vivaz y vanguardista, porque su escritura tiene un ritmo metódico y constante- el tamaño es casi siempre el mismo, igual que la separación entre palabras y letras dentro de una palabra.

 

Es una letra que mantiene el tamaño y el ritmo entre palabras, y entre letras dentro de una misma palabra.

 

Todos estos rasgos nos ponen sobre la pista: nuestra amiga está abierta a innovar sin escenificar lo previsible. Se encuentra cómoda vistiendo cada elemento con detalles que hacen de este Patio, un entorno muy apropiado para disfrutar en estas fechas. Plenamente práctico y acogedor. Con el común denominador del clásico rojo navideño.

 

Telas rojas y toques de rojo aquí y allá visten el Patio para estas fechas.

 

Cojines y un mantel rojo es todo lo que necesitamos para este guiño navideño.

 

Sigamos. Otro rasgo característico de la letra de nuestra anfitriona es la redondez de los óvalos de su escritura. Sabemos, por tanto, que es una persona amable. Si además, le sumamos la curvatura del enlace entre sus letras, vemos también que esa amabilidad es acogedora. En una letra de tamaño normal tirando a pequeña, vemos que le gustan los detalles que van formando las pequeñas cosas de la vida.

 

Los óvalos y los enlaces entre letras son curvos. Es una mujer amable que gusta de pequeñas cosas bonitas.

 

Vamos reflejar esta ‘amabilidad detallista’ en las plantas del Patio. Como ves, las hemos vestido de Navidad con estrellas que hemos hecho de Goma Eva de purpurina roja y bastones de papel adquiridos en un Bazar chino. No hace falta gastar en exceso para vestir de fiesta nuestro Patio.

 

Las plantas son las dueñas de este Patio, así que, vamos a vestirlas de fiesta para incorporarlas al entorno navideño que estamos creando.

 

Contiuamos integrando elementos del Patio con mucha imaginación y poco dinero. Una vela típica roja y unos pétalos de rosa de tela son suficientes para que el piano antiguo también participe de la Navidad. 

 

Los pétalos de olor de rosas rojas integran el piano en la escena navideña.

 

Hemos dicho que estamos ante alguien capaz de innovar sin salirse mucho de la norma. Una idea que reforzamos observando la rectitud de las líneas de su escritura sobre el papel, sin ser rígida.

 

Letra que discurre en lineas rectas sobre el papel sin ser rígida.

 

Por tanto, sabemos que nos va a admitir esta propuesta sencilla pero muy original. Vamos a prescindir de la consabida flor de Pascua y vamos a ‘disfrazar’ una maceta con los mismos pétalos de rosa de tela con los que hemos vestido el piano. Aprovechamos una planta cuyas hojas tienen una forma parecida. La colocamos en el velador art decó… ¿Qué te parece?

 

Aprovechamos la forma de las hojas de esta planta para vestirla de Navidad con pétalos de rosa de tela.

 

Si observamos la escritura desde esta perspectiva, corroboramos todo lo que hemos ido concluyendo a lo largo de todo nuestro proceso de Grafointeriorismo. Estamos ante una mujer amable, que vive la vida de forma ordenada, pero con ritmo, abierta a innovaciones sin exceso y que busca la practicidad sin sacrificar la coquetería y la comodidad.

 

Letra ordenada, sencilla, curva y con ritmo, como es el espíritu moderadamente innovador de nuestra anfitriona.

 

Aquí está nuestro Patio, listo para recibir esta Navidad de forma diferente, distinguida, original y sencilla. Una transformación que hemos conseguido jugando con el color arquetipo de la estas fechas, que es el rojo, y con pequeños toques que no han supuesto un gran desembolso, pero que le han hecho ‘sonreír’.

 

Vista del Patio en su conjunto, donde se aprecian los cambios que se han hecho para la Navidad, con el rojo como hilo conductor de toda la estancia.

 

¡Te espero el próximo año con muchas novedades! ¡Feliz Navidad!!

 

 

Grafointeriorismo en Navidad- ‘Tuneamos’ con el color rojo

Hemos creado la ilusión de la Navidad con elementos que no son necesariamente los típicos adornos. Sin embargo, te darás cuenta de que hemos recreado un ambiente navideño en este Patio que ya conoces bien y que hemos vestido de múltiples maneras en post anteriores, de acuerdo a la letra de cada anfitrión. En esta ocasión, vamos a hacer Grafointeriorismo en Navidad para una personalidad con una escritura amable, clásica y coqueta… y con el color rojo como elemento conductor.

 

Cuando hablamos de Navidad en el ámbito de la decoración, se nos viene a la cabeza una serie de escenas donde las bolas de colores adornan un bonito abeto, solo, o acompañado de un Nacimiento. Es difícil resistirse a ‘tunear’ un poco la casa por estas fechas, aunque también es cierto, que a veces, se sacrifica la comodidad y la practicidad porque se retiran muebles para poder ubicar el árbol. O incluso, hay quien tiende a recargar y acaba creando un pequeño teatro que trata de reproducir los grandes escaparates de las tiendas, haciendo que la casa pierda por completo toda su personalidad.

Pero recrear un ambiente navideño práctico y diferente puede hacerse sin cambiar la esencialidad de la casa, simplemente jugando con los colores y las texturas. En esta propuesta vamos a utilizar un solo elemento, reproducido en diferentes objetos: el rojo, que es el color de la Navidad por antonomasia. Utilizado como te proponemos, puedes conseguir un efecto plenamente navideño sin sacrificar la comodidad, sin tener que retirar muebles, ni mucho menos, crear pequeños teatros.

 

Escritura clara, legible, redondeada y con ritmo dentro de la mesura.

 

Es la propuesta que hemos hecho para esta persona, que tiene una letra clara y legible al cien por cien. Una escritura aparentemente caligrafiada, pero que, si te fijas bien, ha evolucionado hasta un patrón de letra simplificado y que tiene un ‘ritmo mesurado’. Rasgos que son la base de nuestra propuesta, porque nos van a permitir jugar con cosas diferentes, sin ‘pasarnos’ con la originalidad, que es lo que ella está buscando.

Recordemos los objetos que forman el ambiente de este Patio: sillones de médula de mimbre de principios del siglo XX, un banco tocinero de madera, un piano antiguo, un perchero y una mesita de centro, ambos art decó. Plantas, muchas plantas, como no podría ser de otra manera en un ambiente andaluz. Unos toques de rojo, y hemos recreado la Navidad sin sacrificar nada.

 

El Patio que ya conocemos vestido de rojo para la Navidad.

 

Fíjate: nuestra anfitriona demuestra en su escritura que es una persona amable porque la unión entre sus letras es curva. Un mujer más bien clásica – como el color rojo en la Navidad- porque su letra sale levemente del patrón caligráfico hacia la simplicidad. Al mismo tiempo, tiene un punto vivaz y vanguardista, porque su escritura tiene un ritmo metódico y constante- el tamaño es casi siempre el mismo, igual que la separación entre palabras y letras dentro de una palabra.

 

Es una letra que mantiene el tamaño y el ritmo entre palabras, y entre letras dentro de una misma palabra.

 

Todos estos rasgos nos ponen sobre la pista: nuestra amiga está abierta a innovar sin escenificar lo previsible. Se encuentra cómoda vistiendo cada elemento con detalles que hacen de este Patio, un entorno muy apropiado para disfrutar en estas fechas. Plenamente práctico y acogedor. Con el común denominador del clásico rojo navideño.

 

Telas rojas y toques de rojo aquí y allá visten el Patio para estas fechas.

 

Cojines y un mantel rojo es todo lo que necesitamos para este guiño navideño.

 

Sigamos. Otro rasgo característico de la letra de nuestra anfitriona es la redondez de los óvalos de su escritura. Sabemos, por tanto, que es una persona amable. Si además, le sumamos la curvatura del enlace entre sus letras, vemos también que esa amabilidad es acogedora. En una letra de tamaño normal tirando a pequeña, vemos que le gustan los detalles que van formando las pequeñas cosas de la vida.

 

Los óvalos y los enlaces entre letras son curvos. Es una mujer amable que gusta de pequeñas cosas bonitas.

 

Vamos reflejar esta ‘amabilidad detallista’ en las plantas del Patio. Como ves, las hemos vestido de Navidad con estrellas que hemos hecho de Goma Eva de purpurina roja y bastones de papel adquiridos en un Bazar chino. No hace falta gastar en exceso para vestir de fiesta nuestro Patio.

 

Las plantas son las dueñas de este Patio, así que, vamos a vestirlas de fiesta para incorporarlas al entorno navideño que estamos creando.

 

Continuamos integrando elementos del Patio con mucha imaginación y poco dinero. Una vela típica roja y unos pétalos de rosa de tela son suficientes para que el piano antiguo también participe de la Navidad. 

 

Los pétalos de olor de rosas rojas integran el piano en la escena navideña.

 

Hemos dicho que estamos ante alguien capaz de innovar sin salirse mucho de la norma. Una idea que reforzamos observando la rectitud de las líneas de su escritura sobre el papel, sin ser rígida.

 

Letra que discurre en lineas rectas sobre el papel sin ser rígida.

 

Por tanto, sabemos que nos va a admitir esta propuesta sencilla pero muy original. Vamos a prescindir de la consabida flor de Pascua y vamos a ‘disfrazar’ una maceta con los mismos pétalos de rosa de tela con los que hemos vestido el piano. Aprovechamos una planta cuyas hojas tienen una forma parecida. La colocamos en el velador art decó… ¿Qué te parece?

 

Aprovechamos la forma de las hojas de esta planta para vestirla de Navidad con pétalos de rosa de tela.

 

Si observamos la escritura desde esta perspectiva, corroboramos todo lo que hemos ido concluyendo a lo largo de todo nuestro proceso de Grafointeriorismo. Estamos ante una mujer amable, que vive la vida de forma ordenada, pero con ritmo, abierta a innovaciones sin exceso y que busca la practicidad sin sacrificar la coquetería y la comodidad.

 

Letra ordenada, sencilla, curva y con ritmo, como es el espíritu moderadamente innovador de nuestra anfitriona.

 

Aquí está nuestro Patio, listo para recibir esta Navidad de forma diferente, distinguida, original y sencilla. Una transformación que hemos conseguido jugando con el color arquetipo de la estas fechas, que es el rojo, y con pequeños toques que no han supuesto un gran desembolso, pero que le han hecho ‘sonreír’.

 

Vista del Patio en su conjunto, donde se aprecian los cambios que se han hecho para la Navidad, con el rojo como hilo conductor de toda la estancia.

 

¡Te espero el próximo año con muchas novedades! ¡Feliz Navidad!!

 

 

Menú