Grafointeriorismo con Letizia, la persona

 

Inteligente, tenaz, sensible y auténtica. Así es Letizia, en cuya personalidad nos adentramos a través del estudio grafopsicológico de su escritura. Una letra que refleja su verdadera alma como persona, más allá de títulos nobiliarios o académicos. España tiene como Reina a una mujer sin trampa ni cartón, porque Ella se muestra tal cual es ante el mundo, con sus virtudes y sus defectos. Sin más oropeles que su personalidad, que es mucha y muy profunda. Grafointeriorismo con Letizia, la persona. Todo un grato descubrimiento. 

Letizia tiene una letra clara, de tamaño normal, simplificada, vibrante y semicurva.

 

Tras 16 años como Princesa de Asturias, primero y como Reina, después, mucho se ha escrito y hablado sobre Letizia. Incluso, también ha sido sometida a algún análisis grafopsicológico. Para mi, como perito grafólogo, ha resultado ser una experiencia muy interesante, porque al primer golpe de vista me he encontrado con su alma. Sí, es de esas veces que te pones a estudiar una letra y aunque apliques todas las técnicas proyectivas, psicológicas y de la neurociencia que has aprendido en Medicina Legal, lo cierto es que te tropiezas con el fondo mismo de la persona cuya letra analizas.

Eso es lo que me ha ocurrido con Letizia. Me refiero a Ella solo por su nombre de pila porque el estudio que os muestro es el de su personalidad, sin más adornos que su manera de ser. Es una mujer que goza de una inteligencia práctica, es tenaz y con mucha capacidad para ponerse en la piel del otro al que se dirige con total autenticidad. Vamos a verlo.

 

La letra tiene un tamaño normal, una constante en toda su escritura.

 

Letizia tiene una letra de un tamaño normal, unos 2 milímetros. Una constante a lo largo de toda su escritura. También observamos que su letra es clara, simplificada, legible al cien por cien, ordenada, precisa, semicurva y vibrante. Es una letra donde se entiende absolutamente todo, que avanza levantándose de la línea horizontal de forma ascendente y acompasada, con pequeños altibajos. Por eso decimos que es una letra que vibra.

 

La letra de Letizia se despega de la línea horizontal, lo que da idea de su empuje.

 

Estamos ante una mujer que tiene las ideas claras y que actúa con claridad, esperando eso mismo del comportamiento de los demás, algo que aprecia mucho en su interlocutor. Avanza con decisión con los pies en la tierra, pero con la sensibilidad suficiente como para ponerse en la piel del otro. Dibuja la letra ‘m’ ‘al revés’ y deja suficiente espacio entre las letras de cada palabra. Letizia es una mujer abierta al mundo, se ’empapa’ de la vida y es generosa en el perdón. 

 

Letizia gana seguridad a medida que avanza.

 

Si observamos el espacio que deja entre palabras al escribir, se observa que al comienzo del reglón es mayor y se estrecha un poco más a medida que avanza. Letizia es una mujer que se piensa las cosas antes de actuar y va ganando seguridad a medida que avanza en la actividad que esté desarrollando o en el ambiente en que se está desenvolviendo. Este rasgo, unido a la presión que ejerce al escribir, confirma lo que ya sabemos de ella. Es una mujer con carácter, de ideas firmes y que gana seguridad conforme conoce el terreno.

 

El tamaño de los óvalos es de unos 2 milímetros igual que el resto de su letra.

 

Letizia liga una letra con otra de forma curva y progresiva.  Y además, abre los óvalos hacia arriba. Es una mujer impulsiva que se manifiesta de forma espontánea. Es sensible y le gusta estar en con contacto físico con su interlocutor. Un rasgo que confirma lo que sabemos de ella. Su tendencia a posar su mano en el brazo de su interlocutor para mostrarle su cercanía e interés. Este rasgo, unido a la presión de su escritura, demuestra su vivacidad, su tenacidad y su constancia.

Interesante, ¿no? vamos con su yo íntimo. Con su firma.

La firma de Letizia habla de autenticidad y de necesidad de reconocimiento.

 

La firma de Letizia tiene 3 rasgos destacados. Su letra es igual que la que utiliza en su texto. Habla de su autenticidad. Es una mujer sin trampa ni cartón, que se muestra a las claras. Sin doblez, de forma directa y contundente, tanto en la intimidad como en su ámbito social. El segundo rasgo interesante es que rubrica bajo su nombre. Es una línea recta con la que ‘se subraya’. Letizia es una mujer a la que le gusta ser reconocida, tanto a nivel físico como intelectual. Desea ser admirada y ejercer un papel brillante. No se descorazona ante los obstáculos. Es tenaz con mucha capacidad para dirigir equipos con éxito. Finalmente, vemos que acaba con un punto tras la ‘R’ (de ‘Reina’). Denota que es meticulosa, que cuida el detalle y muy perfeccionista en la ejecución de sus actos. Es puntillosa y obstinada en su amor propio. Actúa con precaución y le gusta preservar su intimidad.

En resumen, Letizia es una mujer con una inteligencia viva y superior. Es perspicaz, con muy buena capacidad para analizar las situaciones en conjunto y en detalle. Es meticulosa y tenaz. Auténtica, clara y honesta, tanto a nivel social como íntimo. Es sensible y receptiva hacia las personas y a sus circunstancias. Respeta el espacio del otro, y valora mucho que los demás actúen de igual modo. Es reservada. Le gusta que le reconozcan sus méritos, su capacidad intelectual y su belleza.

Aquí tienes el directo que grabamos sobre el análisis. Letizia es una gran mujer.

 

 

Grafointeriorismo con Letizia, la persona

 

Inteligente, tenaz, sensible y auténtica. Así es Letizia, en cuya personalidad nos adentramos a través del estudio grafopsicológico de su escritura. Una letra que refleja su verdadera alma como persona, más allá de títulos nobiliarios o académicos. España tiene como Reina a una mujer sin trampa ni cartón, porque Ella se muestra tal cual es ante el mundo, con sus virtudes y sus defectos. Sin más oropeles que su personalidad, que es mucha y muy profunda. Grafointeriorismo con Letizia, la persona. Todo un grato descubrimiento. 

Letizia tiene una letra clara, de tamaño normal, simplificada, vibrante y semicurva.

 

Tras 16 años como Princesa de Asturias, primero y como Reina, después, mucho se ha escrito y hablado sobre Letizia. Incluso, también ha sido sometida a algún análisis grafopsicológico. Para mi, como perito grafólogo, ha resultado ser una experiencia muy interesante, porque al primer golpe de vista me he encontrado con su alma. Sí, es de esas veces que te pones a estudiar una letra y aunque apliques todas las técnicas proyectivas, psicológicas y de la neurociencia que has aprendido en Medicina Legal, lo cierto es que te tropiezas con el fondo mismo de la persona cuya letra analizas.

Eso es lo que me ha ocurrido con Letizia. Me refiero a Ella solo por su nombre de pila porque el estudio que os muestro es el de su personalidad, sin más adornos que su manera de ser. Es una mujer que goza de una inteligencia práctica, es tenaz y con mucha capacidad para ponerse en la piel del otro al que se dirige con total autenticidad. Vamos a verlo.

 

La letra tiene un tamaño normal, una constante en toda su escritura.

 

Letizia tiene una letra de un tamaño normal, unos 2 milímetros. Una constante a lo largo de toda su escritura. También observamos que su letra es clara, simplificada, legible al cien por cien, ordenada, precisa, semicurva y vibrante. Es una letra donde se entiende absolutamente todo, que avanza levantándose de la línea horizontal de forma ascendente y acompasada, con pequeños altibajos. Por eso decimos que es una letra que vibra.

 

La letra de Letizia se despega de la línea horizontal, lo que da idea de su empuje.

 

Estamos ante una mujer que tiene las ideas claras y que actúa con claridad, esperando eso mismo del comportamiento de los demás, algo que aprecia mucho en su interlocutor. Avanza con decisión con los pies en la tierra, pero con la sensibilidad suficiente como para ponerse en la piel del otro. Dibuja la letra ‘m’ ‘al revés’ y deja suficiente espacio entre las letras de cada palabra. Letizia es una mujer abierta al mundo, se ’empapa’ de la vida y es generosa en el perdón. 

 

Letizia gana seguridad a medida que avanza.

 

Si observamos el espacio que deja entre palabras al escribir, se observa que al comienzo del reglón es mayor y se estrecha un poco más a medida que avanza. Letizia es una mujer que se piensa las cosas antes de actuar y va ganando seguridad a medida que avanza en la actividad que esté desarrollando o en el ambiente en que se está desenvolviendo. Este rasgo, unido a la presión que ejerce al escribir, confirma lo que ya sabemos de ella. Es una mujer con carácter, de ideas firmes y que gana seguridad conforme conoce el terreno.

 

El tamaño de los óvalos es de unos 2 milímetros igual que el resto de su letra.

 

Letizia liga una letra con otra de forma curva y progresiva.  Y además, abre los óvalos hacia arriba. Es una mujer impulsiva que se manifiesta de forma espontánea. Es sensible y le gusta estar en con contacto físico con su interlocutor. Un rasgo que confirma lo que sabemos de ella. Su tendencia a posar su mano en el brazo de su interlocutor para mostrarle su cercanía e interés. Este rasgo, unido a la presión de su escritura, demuestra su vivacidad, su tenacidad y su constancia.

Interesante, ¿no? vamos con su yo íntimo. Con su firma.

 

La firma de Letizia habla de autenticidad y de necesidad de reconocimiento.

 

La firma de Letizia tiene 3 rasgos destacados. Su letra es igual que la que utiliza en su texto. Habla de su autenticidad. Es una mujer sin trampa ni cartón, que se muestra a las claras. Sin doblez, de forma directa y contundente, tanto en la intimidad como en su ámbito social. El segundo rasgo interesante es que rubrica bajo su nombre. Es una línea recta con la que ‘se subraya’. Letizia es una mujer a la que le gusta ser reconocida, tanto a nivel físico como intelectual. Desea ser admirada y ejercer un papel brillante. No se descorazona ante los obstáculos. Es tenaz con mucha capacidad para dirigir equipos con éxito. Finalmente, vemos que acaba con un punto tras la ‘R’ (de ‘Reina’). Denota que es meticulosa, que cuida el detalle y muy perfeccionista en la ejecución de sus actos. Es puntillosa y obstinada en su amor propio. Actúa con precaución y le gusta preservar su intimidad.

En resumen, Letizia es una mujer con una inteligencia viva y superior. Es perspicaz, con muy buena capacidad para analizar las situaciones en conjunto y en detalle. Es meticulosa y tenaz. Auténtica, clara y honesta, tanto a nivel social como íntimo. Es sensible y receptiva hacia las personas y a sus circunstancias. Respeta el espacio del otro, y valora mucho que los demás actúen de igual modo. Es reservada. Le gusta que le reconozcan sus méritos, su capacidad intelectual y su belleza.

Aquí tienes el directo que grabamos sobre el análisis. Letizia es una gran mujer.

 

 

Menú