Estilo Thonet- renovar sin cambiar para refrescar ¿Podremos conseguirlo? 

 

¡Claro que sí! Darle un aire nuevo a un rincón de la casa no significa necesariamente comprar y tirar. Se puede renovar sin cambiar y darle un aire fresco a cualquier ambiente. Lo vamos a demostrar con un clásico estilo Thonet, con el que el espíritu conservador de Emilia, nuestra anfitriona, se encuentra muy cómoda. La tradición puede ser novedosa si nos lo proponemos. Es cuestión de observar lo que nos dice su letra.

 

Lo prometido es deuda. En el primer post de esta serie, ‘Yo tenía un patio en Andalucía’, hemos planteado una decoración clásica con elementos recuperados que ya había en la casa. Emilia, nuestra anfitriona, con la que estamos haciendo un proceso de Grafointeriorismo, es una mujer tradicional, dada a mantener lo que tienen tal cual está, tan solo con el retoque necesario para conservar y alguna renovación de tapicería. Recordemos que estamos ante una personalidad conservadora, muy capacitada para reproducir el patrón vital aprendido en su familia, que ha interiorizado y con el que se identifica plenamente.

 

Letra caligráfica, legible y clara. Refleja una personalidad tradicional que reproduce fielmente el patrón de vida aprendido porque lo ha interiorizado hasta hacerlo suyo.

 

En el post anterior ya planteamos una primera propuesta. La hemos recreado con mobiliario estilo Thonet que estaba ubicado en otra parte de la casa. 

Seguro que has visto muchas veces el modelo ‘Silla nº 14’. Aunque egipcios y griegos ya hicieron sus pinitos creando muebles curvando la madera, es el austriaco Michael Thonet quien perfecciona el método y lo patenta como estilo propio. Un tipo de mueble que se ha reproducido por millones en todo el mundo hasta los años 30, eclipsado por las nuevas tendencias decorativas presentadas en la Exposición Iberoamericana de 1929.

 

Modelo ‘Silla nº 14’, conocida como ‘la silla de las sillas’, creada por Michael Thonet en 1859 y producida por millones en todo el mundo hasta 1930.

 

Sofá estilo Thonet, creado a partir del modelo de silla denominado ‘Silla nº 14’, ideado y patentado por Michael Thonet.

 

Con estos elementos hemos generado una propuesta decorativa de acuerdo a su personalidad tradicional y conservadora, ta y como nos dice su letra caligráfica. Una manera de ser a la que hay que sumar su vitalidad y su fuerza. La dirección de su escritura, muy ascendente, nos descubre una mujer vital y optimista, que necesita ambientes alegres, llenos de luz.

 

La dirección ascendente de la escritura aumenta a medida que escribe. Del mismo modo, aumenta su optimismo y vitalidad.

 

Así pues, le proponemos un rincón para el recodo de la escalera, con un conjunto de sofá y mecedoras Thonet, al que hemos vestido con toques de blanco en los cojines, el servicio de café de La Cartuja de Sevilla y el escabel. El objetivo es potenciar la luz del patio decorado en blancos, cremas y verdes. Colores todos ellos que reflejan su vitalidad, su optimismo y su espíritu alegre y decidido. En el sofá, hemos puesto 2 cojines antiguos porque también exponen su personalidad tradicional, respetuosa con la herencia familia.

 

Propuesta decorativa a partir de mobiliario Thonet, matizado en tonos blancos, cremas y verdes, para respetar el espíritu vital de la dueña de la casa.

 

Pero este patio y la personalidad de Emilia nos permiten más posibilidades, solo con modificar un par de detalles.

Fíjate. Vamos a cambiar una de las mecedoras, por dos sillas del modelo ‘Silla nº 14’, que también hemos realzado con unos cojines blancos, reproducidos en el sofá y también en el mantel de merienda.

 

Perspectiva del recodo del patio bajo la escalera, ambientado con mobiliario estilo Thonet potenciando en tonos blancos, que destacan la vitalidad de la dueña.

 

Aquí está el patio refrescado con elementos decorativos que ya teníamos, de acuerdo a la personalidad alegre y vital de su dueña, sin perder de vista su manera de ser tradicional, a la que le gusta conservar lo que tiene. 

Ello incluye el piano de principios del siglo XX que no se ha movido para nada. Se ha integrado en el conjunto vistiéndolo con un paño de hilo blanco y con plantas, igual que el resto del patio.

 

Se ha mantenido el piano antiguo, que se ha integrado con plantas y un paño de hilo blanco, para igualarlo al resto del ambiente.

 

Continuamos analizando la personalidad de Emilia a través de su letra. Fíjate en la inclinación de su escritura. Va en aumento conforme avanza en el papel. Estamos ante una persona cercana, cordial, que necesita el contacto con los demás. Es una mujer muy acogedora y servicial, a la que le encanta recibir y agasajar en su casa.

 

Letra que avanza inclinada a la derecha en el papel- en la vida- hacia los demás. Busca el contacto, la cercanía de la gente.

 

Así que le proponemos completar el conjunto con una alfombra de algodón portugués en tonos azules y blancos, cuya trama hace un dibujo clásico. De alguna manera, la alfombra recoge el ambiente e invita a sentarse alrededor de una mesita para compartir un ratito de charla. Las alfombras aportan calidez y visten los suelos fríos. En este caso, refleja la calidez y el espíritu acogedor de Emilia.

 

Detalle del conjunto realzado con una alfombra portuguesa de algodón.

 

Perchero art decó años 20-30, realizado en maderas de nogal y caoba.

 

En este maravilloso patio hay otro ‘testigo de cargo’ de la vida de esta casa por generaciones. Se trata de este perchero art decó de los años 20-30, hecho en madera de nogal y caoba. Su formas redondeadas van bien con el estilo Thonet que hemos empleado en el resto del patio.

Una pequeña joya decorativa que vamos a vestir de diferentes formas a lo largo de esta serie de post,- ‘Yo tenía un patio en Andalucía’– donde iremos descubriendo diferentes ambientes, de acuerdo a personalidades distintas, que conoceremos a través de su escritura.

¡Te espero en el próximo post!

 

Escena del patio decorado con muebles estilo Thonet, vestidos de blanco para aprovechar bien toda la luz. Una propuesta para una mujer tradicional, conservadora, alegre, vital y acogedora.

Estilo Thonet- renovar sin cambiar para refrescar ¿Podremos conseguirlo? 

 

¡Claro que sí! Darle un aire nuevo a un rincón de la casa no significa necesariamente comprar y tirar. Se puede renovar sin cambiar y darle un aire fresco a cualquier ambiente. Lo vamos a demostrar con un clásico estilo Thonet, con el que el espíritu conservador de Emilia, nuestra anfitriona, se encuentra muy cómoda. La tradición puede ser novedosa si nos lo proponemos. Es cuestión de observar lo que nos dice su letra.

 

Lo prometido es deuda. En el primer post de esta serie, ‘Yo tenía un patio en Andalucía’, hemos planteado una decoración clásica con elementos recuperados que ya había en la casa. Emilia, nuestra anfitriona, con la que estamos haciendo un proceso de Grafointeriorismo, es una mujer tradicional, dada a mantener lo que tienen tal cual está, tan solo con el retoque necesario para conservar y alguna renovación de tapicería. Recordemos que estamos ante una personalidad conservadora, muy capacitada para reproducir el patrón vital aprendido en su familia, que ha interiorizado y con el que se identifica plenamente.

 

Letra caligráfica, legible y clara. Refleja una personalidad tradicional que reproduce fielmente el patrón de vida aprendido porque lo ha interiorizado hasta hacerlo suyo.

 

En el post anterior ya planteamos una primera propuesta. La hemos recreado con mobiliario estilo Thonet que estaba ubicado en otra parte de la casa. 

Seguro que has visto muchas veces el modelo ‘Silla nº 14’. Aunque egipcios y griegos ya hicieron sus pinitos creando muebles curvando la madera, es el austriaco Michael Thonet quien perfecciona el método y lo patenta como estilo propio. Un tipo de mueble que se ha reproducido por millones en todo el mundo hasta los años 30, eclipsado por las nuevas tendencias decorativas presentadas en la Exposición Iberoamericana de 1929.

 

Modelo ‘Silla nº 14’, conocida como ‘la silla de las sillas’, creada por Michael Thonet en 1859 y producida por millones en todo el mundo hasta 1930.

 

Sofá estilo Thonet, creado a partir del modelo de silla denominado ‘Silla nº 14’, ideado y patentado por Michael Thonet.

 

Con estos elementos hemos generado una propuesta decorativa de acuerdo a su personalidad tradicional y conservadora, ta y como nos dice su letra caligráfica. Una manera de ser a la que hay que sumar su vitalidad y su fuerza. La dirección de su escritura, muy ascendente, nos descubre una mujer vital y optimista, que necesita ambientes alegres, llenos de luz.

 

La dirección ascendente de la escritura aumenta a medida que escribe. Del mismo modo, aumenta su optimismo y vitalidad.

 

Así pues, le proponemos un rincón para el recodo de la escalera, con un conjunto de sofá y mecedoras Thonet, al que hemos vestido con toques de blanco en los cojines, el servicio de café de La Cartuja de Sevilla y el escabel. El objetivo es potenciar la luz del patio decorado en blancos, cremas y verdes. Colores todos ellos que reflejan su vitalidad, su optimismo y su espíritu alegre y decidido. En el sofá, hemos puesto 2 cojines antiguos porque también exponen su personalidad tradicional, respetuosa con la herencia familia.

 

Propuesta decorativa a partir de mobiliario Thonet, matizado en tonos blancos, cremas y verdes, para respetar el espíritu vital de la dueña de la casa.

 

Pero este patio y la personalidad de Emilia nos permiten más posibilidades, solo con modificar un par de detalles.

Fíjate. Vamos a cambiar una de las mecedoras, por dos sillas del modelo ‘Silla nº 14’, que también hemos realzado con unos cojines blancos, reproducidos en el sofá y también en el mantel de merienda.

 

Perspectiva del recodo del patio bajo la escalera, ambientado con mobiliario estilo Thonet potenciando en tonos blancos, que destacan la vitalidad de la dueña.

 

Aquí está el patio refrescado con elementos decorativos que ya teníamos, de acuerdo a la personalidad alegre y vital de su dueña, sin perder de vista su manera de ser tradicional, a la que le gusta conservar lo que tiene. 

Ello incluye el piano de principios del siglo XX que no se ha movido para nada. Se ha integrado en el conjunto vistiéndolo con un paño de hilo blanco y con plantas, igual que el resto del patio.

 

Se ha mantenido el piano antiguo, que se ha integrado con plantas y un paño de hilo blanco, para igualarlo al resto del ambiente.

 

Continuamos analizando la personalidad de Emilia a través de su letra. Fíjate en la inclinación de su escritura. Va en aumento conforme avanza en el papel. Estamos ante una persona cercana, cordial, que necesita el contacto con los demás. Es una mujer muy acogedora y servicial, a la que le encanta recibir y agasajar en su casa.

 

Letra que avanza inclinada a la derecha en el papel- en la vida- hacia los demás. Busca el contacto, la cercanía de la gente.

 

Así que le proponemos completar el conjunto con una alfombra de algodón portugués en tonos azules y blancos, cuya trama hace un dibujo clásico. De alguna manera, la alfombra recoge el ambiente e invita a sentarse alrededor de una mesita para compartir un ratito de charla. Las alfombras aportan calidez y visten los suelos fríos. En este caso, refleja la calidez y el espíritu acogedor de Emilia.

 

Detalle del conjunto realzado con una alfombra portuguesa de algodón.

 

Perchero art decó años 20-30, realizado en maderas de nogal y caoba.

 

En este maravilloso patio hay otro ‘testigo de cargo’ de la vida de esta casa por generaciones. Se trata de este perchero art decó de los años 20-30, hecho en madera de nogal y caoba. Su formas redondeadas van bien con el estilo Thonet que hemos empleado en el resto del patio.

Una pequeña joya decorativa que vamos a vestir de diferentes formas a lo largo de esta serie de post,- ‘Yo tenía un patio en Andalucía’– donde iremos descubriendo diferentes ambientes, de acuerdo a personalidades distintas, que conoceremos a través de su escritura.

¡Te espero en el próximo post!

 

Escena del patio decorado con muebles estilo Thonet, vestidos de blanco para aprovechar bien toda la luz. Una propuesta para una mujer tradicional, conservadora, alegre, vital y acogedora.

Menú