Grafointeriorismo con Verner Panton: la provocación de la imaginación

 

Claridad, constancia y fantasía. Estos son los rasgos principales que, junto a su espíritu vibrante, hicieron de Verner Panton, uno de los diseñadores de muebles más influyentes del siglo XX. Su letra fluctuante y sencilla muestra un hombre rompedor y provocador. Vamos a zambullirnos en la personalidad fantástica de este arquitecto danés. Con Grafointeriorismo descubriremos la provocación desde la imaginación.

 

Salón fantástico de Panton con un guiño de Grafointeriorismo ¿Dónde está?

 

“El objetivo principal de mi trabajo es provocar a las personas a usar su imaginación. La mayoría de la gente se pasa la vida viviendo en una triste y grisácea conformidad, un mortal miedo de usar colores. Al experimentar con la iluminación, los colores, los textiles y los muebles, y al utilizar las últimas tecnologías, intento mostrar nuevas formas, alentar a las personas a usar su imaginación y hacer que su entorno sea más emocionante”. Así expresaba Verner Panton su manera de entender la vida y el diseño.

Esta filosofía es exactamente la que muestra su letra. Solo contamos con su firma, pero es un elemento suficiente para hacernos una idea de hasta qué punto, su producción creativa es una prolongación de su personalidad.

 

Letra clara, legible y fluctuante. Verner Panton tenía un concepto claro y dinámico sobre el diseño.

 

Estamos ante un hombre que tiene la letra clara, legible al cien por cien y redondeada. Así que tiene un concepto del diseño que combina líneas sencillas y limpias, propias de su inteligencia práctica, con curvas y formas caprichosas que rompen moldes. El movimiento de su letra es fluctuante, lo que deja al descubierto su fantasía caprichosa y genialidad creativa. Ya sé que tienes en mente la silla Panton.

 

Silla modelo ‘Panton’, hecha de una pieza de inyección de plástico (1967).

 

Fíjate en el molde original de la silla. Es la proyección de la ‘P’ de su apellido. Denota buen nivel de independencia de criterio (los 2 trazos están desligados el uno del otro). Al estar sobreelevada se percibe su imaginación desbordada. La amplitud que demuestra la medida (un radio entre 1 y 3), habla de una inteligencia creativa superior. Demuestra su imaginación creadora y aptitud para todo lo que sea romper e imaginar.

 

La ‘P’ sobreelevada, abierta y amplia refleja una inteligencia independiente llena de fantasía.

 

Vamos a por la ‘V’ de la inicial de su nombre de pila. Reproducida en infinidad de sus diseños. Sobre todo en los modelos de las sillas ‘Cone’ y ‘Heart Cone’. Hechas con materiales novedosos para mediados del siglo XX, como acrílicos, espumas, plásticos y poliéster reforzado con fibra de vidrio. Con colores vivos e intensos. Como su personalidad.

El trazo de su inicial es firme, bien presionado, muy superior al resto de las letras de su nombre. Su letra mayúscula- su yo- está muy por encima del resto de las letras- de los demás. Verner Panton conoce su talento, le gusta que se lo reconozcan. Si te fijas, el final de la letra ‘V’ se curva, se dulcifica y se dirige al espacio de las ideas. Al de la fantasía que rompe moldes. Tiene una extraordinaria capacidad para llamar la atención de los que están a su alrededor. Si sus diseños siguen impactando más de medio siglo después de su creación, ¿Cómo crees que reaccionaron sus contemporáneos con estos muebles geométricos, sintéticos y coloristas?

 

La ‘V’ de Verner es la base creativa de la silla ‘Cone’, y la silla ‘Heart Cone’.

 

Formas redondeadas llenas de luz. Verner Panton también creó los iconos de iluminación de mediados del siglo XX. Una vez más, rompió moldes proyectando su personalidad. Tenía un enorme interés en trabajar la forma curva e ideó nuevas maneras de iluminar. A través de las lámparas emblemáticas como la ‘Moon’, la ‘Flowerpot’ o la ‘Globe’, cuyo primer modelo hizo con unos discos cortados en papel de plata por su mujer, demostró cómo la luz influye en el entorno y el estado de ánimo, y más, si se proyecta a través de materiales de colores.

Volvamos de nuevo a su escritura donde vamos a encontrar la respuesta del porqué de su interés en las formas redondeadas. Fíjate, es pura curva, tanto los enlaces de unas letras con otras, como la forma de las letras en sí, que liga una a otra de forma progresiva. Muestra una personalidad libre y espontánea, con fuerza de voluntad, constante y con espíritu amable.

 

La firma de Verner Panton es pura curva. Igual que los modelos de lámpara que creó.

 

“Uno se siente más a gusto con el color que le gusta”. Panton lo tenía claro. Como también, que el diseño está para romperse, reinventarlo y crearlo de nuevo. Él lo consiguió proyectando su personalidad en todo lo que hizo. Trasladó su genialidad fantástica y creativa a las cosas cotidianas, con luz, color y curvas. Pero sobre todo, con la ‘V’ y la ‘P’, sus iniciales. Su ‘yo’. Su esencia.

 

Verner Panton proyectó su genial personalidad en su diseño creativo, único y fantástico.

Grafointeriorismo con Verner Panton: la provocación de la imaginación

 

Claridad, constancia y fantasía. Estos son los rasgos principales que, junto a su espíritu vibrante, hicieron de Verner Panton, uno de los diseñadores de muebles más influyentes del siglo XX. Su letra fluctuante y sencilla muestra un hombre rompedor y provocador. Vamos a zambullirnos en la personalidad fantástica de este arquitecto danés. Con Grafointeriorismo descubriremos la provocación desde la imaginación.

 

Salón fantástico de Panton con un guiño de Grafointeriorismo ¿Dónde está?

 

“El objetivo principal de mi trabajo es provocar a las personas a usar su imaginación. La mayoría de la gente se pasa la vida viviendo en una triste y grisácea conformidad, un mortal miedo de usar colores. Al experimentar con la iluminación, los colores, los textiles y los muebles, y al utilizar las últimas tecnologías, intento mostrar nuevas formas, alentar a las personas a usar su imaginación y hacer que su entorno sea más emocionante”. Así expresaba Verner Panton su manera de entender la vida y el diseño.

Esta filosofía es exactamente la que muestra su letra. Solo contamos con su firma, pero es un elemento suficiente para hacernos una idea de hasta qué punto, su producción creativa es una prolongación de su personalidad.

 

Letra clara, legible y fluctuante. Verner Panton tenía un concepto claro y dinámico sobre el diseño.

 

Estamos ante un hombre que tiene la letra clara, legible al cien por cien y redondeada. Así que tiene un concepto del diseño que combina líneas sencillas y limpias, propias de su inteligencia práctica, con curvas y formas caprichosas que rompen moldes. El movimiento de su letra es fluctuante, lo que deja al descubierto su fantasía caprichosa y genialidad creativa. Ya sé que tienes en mente la silla Panton.

 

Silla modelo ‘Panton’, hecha de una pieza de inyección de plástico (1967).

 

Fíjate en el molde original de la silla. Es la proyección de la ‘P’ de su apellido. Denota buen nivel de independencia de criterio (los 2 trazos están desligados el uno del otro). Al estar sobreelevada se percibe su imaginación desbordada. La amplitud que demuestra la medida (un radio entre 1 y 3), habla de una inteligencia creativa superior. Demuestra su imaginación creadora y aptitud para todo lo que sea romper e imaginar.

 

La ‘P’ sobreelevada, abierta y amplia refleja una inteligencia independiente llena de fantasía.

 

Vamos a por la ‘V’ de la inicial de su nombre de pila. Reproducida en infinidad de sus diseños. Sobre todo en los modelos de las sillas ‘Cone’ y ‘Heart Cone’. Hechas con materiales novedosos para mediados del siglo XX, como acrílicos, espumas, plásticos y poliéster reforzado con fibra de vidrio. Con colores vivos e intensos. Como su personalidad.

El trazo de su inicial es firme, bien presionado, muy superior al resto de las letras de su nombre. Su letra mayúscula- su yo- está muy por encima del resto de las letras- de los demás. Verner Panton conoce su talento, le gusta que se lo reconozcan. Si te fijas, el final de la letra ‘V’ se curva, se dulcifica y se dirige al espacio de las ideas. Al de la fantasía que rompe moldes. Tiene una extraordinaria capacidad para llamar la atención de los que están a su alrededor. Si sus diseños siguen impactando más de medio siglo después de su creación, ¿Cómo crees que reaccionaron sus contemporáneos con estos muebles geométricos, sintéticos y coloristas?

 

La ‘V’ de Verner es la base creativa de la silla ‘Cone’, y la silla ‘Heart Cone’.

 

Formas redondeadas llenas de luz. Verner Panton también creó los iconos de iluminación de mediados del siglo XX. Una vez más, rompió moldes proyectando su personalidad. Tenía un enorme interés en trabajar la forma curva e ideó nuevas maneras de iluminar. A través de las lámparas emblemáticas como la ‘Moon’, la ‘Flowerpot’ o la ‘Globe’, cuyo primer modelo hizo con unos discos cortados en papel de plata por su mujer, demostró cómo la luz influye en el entorno y el estado de ánimo, y más, si se proyecta a través de materiales de colores.

Volvamos de nuevo a su escritura donde vamos a encontrar la respuesta del porqué de su interés en las formas redondeadas. Fíjate, es pura curva, tanto los enlaces de unas letras con otras, como la forma de las letras en sí, que liga una a otra de forma progresiva. Muestra una personalidad libre y espontánea, con fuerza de voluntad, constante y con espíritu amable.

 

La firma de Verner Panton es pura curva. Igual que los modelos de lámpara que creó.

 

“Uno se siente más a gusto con el color que le gusta”. Panton lo tenía claro. Como también, que el diseño está para romperse, reinventarlo y crearlo de nuevo. Él lo consiguió proyectando su personalidad en todo lo que hizo. Trasladó su genialidad fantástica y creativa a las cosas cotidianas, con luz, color y curvas. Pero sobre todo, con la ‘V’ y la ‘P’, sus iniciales. Su ‘yo’. Su esencia.

 

Verner Panton proyectó su genial personalidad en su diseño creativo, único y fantástico.

Menú