Grafointeriorismo con Chanel, la primera feminista de la moda

De Coco Chanel se ha dicho casi todo. Pero esta es la primera vez que se estudia su estilo desde el punto de vista grafopsicológico. Vamos a ver por qué rompió moldes en su manera de vestir, de trabajar y de vivir. Desde su interior hacia el exterior. Desde su inteligencia y su fantasía a la realidad. Grafointeriorismo con Chanel, la primera feminista de la moda.

 

Chanel fue una feminista que rompió con los patrones que encorsetaban a la mujer en un determinado rol.

 

Ambición, determinación y vitalidad. Son los tres pilares básicos de una mujer que revolucionó el mundo. No solo el de la mujer. También el del hombre. Chanel consiguió que la elegancia sea cómoda. Que los colores básicos- como el blanco y sobre todo el negro- basten por si solos para potenciar la esencia femenina. Rescató tejidos, como el tweed y la paja, para potenciar la feminidad.

Se suele creer que los genios son gente con buena formación académica o procedente de familias adineradas que han facilitado la posibilidad de ver, viajar o estudiar. Gabrielle Chanel se crió en un hospicio para niñas pobres y abandonadas. Su escuela fue la de la vida, la del tesón, la ilusión y la imaginación. En su mente todo era posible… y todo lo hizo realidad. Veamos qué nos cuenta ella a partir de su escritura.

 

Chanel rompió el patrón caligráfico de la mujer de la época.

 

Fíjate en la primera pista. La letra de Coco Chanel es la de la izquierda. La otra, una letra de mujer de la época. Hablamos de principios del siglo XX. Lo primero que observamos es que ha roto el patrón caligráfico y además, se adelanta casi un siglo a su tiempo. ¿Te has dado cuenta de que la escritura de Chanel podría ser la de cualquier persona de nuestra época? Cuando una persona rompe el patrón caligráfico es que rompe con el molde establecido en el que ha sido forjada su personalidad. Por tanto, ya tenemos el origen de por qué Chanel se puso el mundo por montera. Rompió con todos los moldes. Rompió con todo.

 

Chanel eliminó el incómodo corsé. Fue la primera feminista de la moda.

 

Seguimos. Su escritura es simplificada, clara y legible. Podemos comprobar que se entiende todo lo que escribe sin esfuerzo. No hay retoques ni nada superfluo que pueda distraer nuestra atención de lo que ha escrito. Estamos ante una mujer práctica y directa. Busca la comodidad en su atuendo y en sus diseños. Acuérdate que lo primero que hizo fue subir el largo de las faldas- para ganar en comodidad- y acaba con el corsé. Supuso la liberación de la mujer de un icono de belleza torturador para la fémina. Chanel es la primera feminista de la moda

Chanel apoyó con pasión todo en lo que creía. Se observa en el rasgo del apoyo pasional a las ideas que tiene en todos los finales de sus palabras.

Fíjate en la prolongación del final de sus letras. Chanel tiene el ‘rizo de la subjetividad’, conocido como ‘apoyo pasional a las ideas’. Chanel defendió con tesón y convicción que la ropa femenina tenía que ser cómoda. ¿Por qué los hombres podían llevar una prenda que les permitiera hacer todo tipo de cosas, como son los pantalones, y las mujeres no? Un buen día, se hartó de la incomodidad de las faldas para montar a caballo. Se puso los pantalones de su amante y acto seguido se fueron a las carreras de caballos, vestida con pantalones y una larga chaqueta de punto, también de su amante. Fue un ‘escándalo’… que empezaron a imitar otras muchas mujeres.

 

La letra del texto y la firma de Chanel son exactas. Habla de su autenticidad. Se mostraba tal cual era.

Sin trampa ni cartón. Así era Coco. Como también los tejidos que empezó a utilizar. Por ejemplo, el tweed inglés para los trajes, puesto que permitían olvidarse de forros y elementos estructurados. De aquí sale su famosa ‘chaqueta Chanel’. También revolucionó el mundo de los sombreros. Por primera vez se lo quita para ir a la playa y que le de el sol, algo impensable para la época. ¿Y si todavía alguien quería llevar sombrero? Un sencillo canotier de paja era suficiente. Sin flores, cintas, encajes, ni redecillas. El sombrero está para protegerse o abrigarse. Los zapatos tienen que ser cómodos. Vamos a por el tacón bajo, casi plano. Así de sencillo.  La mejor manera de comprobarlo es observando la letra de su texto – su ‘yo’ social- y su firma- su ‘yo’ íntimo. Son exactas. Porque ella era auténtica.

Chanel n5. La simplicidad de la elegancia.

El último apunte sobre la genial personalidad de Chanel viene de su letra sencilla y vibrante… y de su sensualidad hecha fragancia. Chanel n5. Fue el perfumero Ernest Beaux quién encontró el aroma después de visitar los lagos del Círculo Polar Ártico y mezclar más de ochenta esencias: habas tonkas del Brasil, vetiver de Haití, rosa de mayo y el jazmín, el aroma preferido de Coco. Fíjate cómo brinca su letra en el papel, de forma coqueta y sensual. Siempre, con la máxima sencillez, como el propio frasco donde se encierra el perfume que arropaba a Marilyn Monroe por las noches…

Como dijo Coco Chanel: la simplicidad es la clave de la verdadera elegancia, porque es la esencia”. Igual que toda su escritura: sencilla, clara, sin retoques ni adornos… y mucha, mucha pasión.

“La moda pasa, el estilo. jamás”.

 

Grafointeriorismo con Chanel, la primera feminista de la moda

De Coco Chanel se ha dicho casi todo. Pero esta es la primera vez que se estudia su estilo desde el punto de vista grafopsicológico. Vamos a ver por qué rompió moldes en su manera de vestir, de trabajar y de vivir. Desde su interior hacia el exterior. Desde su inteligencia y su fantasía a la realidad. Grafointeriorismo con Chanel, la primera feminista de la moda.

 

Chanel fue una feminista que rompió con los patrones que encorsetaban a la mujer en un determinado rol.

 

Ambición, determinación y vitalidad. Son los tres pilares básicos de una mujer que revolucionó el mundo. No solo el de la mujer. También el del hombre. Chanel consiguió que la elegancia sea cómoda. Que los colores básicos- como el blanco y sobre todo el negro- basten por si solos para potenciar la esencia femenina. Rescató tejidos, como el tweed y la paja, para potenciar la feminidad.

Se suele creer que los genios son gente con buena formación académica o procedente de familias adineradas que han facilitado la posibilidad de ver, viajar o estudiar. Gabrielle Chanel se crió en un hospicio para niñas pobres y abandonadas. Su escuela fue la de la vida, la del tesón, la ilusión y la imaginación. En su mente todo era posible… y todo lo hizo realidad. Veamos qué nos cuenta ella a partir de su escritura.

 

Chanel rompió el patrón caligráfico de la mujer de la época.

 

Fíjate en la primera pista. La letra de Coco Chanel es la de la izquierda. La otra, una letra de mujer de la época. Hablamos de principios del siglo XX. Lo primero que observamos es que ha roto el patrón caligráfico y además, se adelanta casi un siglo a su tiempo. ¿Te has dado cuenta de que la escritura de Chanel podría ser la de cualquier persona de nuestra época? Cuando una persona rompe el patrón caligráfico es que rompe con el molde establecido en el que ha sido forjada su personalidad. Por tanto, ya tenemos el origen de por qué Chanel se puso el mundo por montera. Rompió con todos los moldes. Rompió con todo.

 

Chanel eliminó el incómodo corsé. Fue la primera feminista de la moda.

 

Seguimos. Su escritura es simplificada, clara y legible. Podemos comprobar que se entiende todo lo que escribe sin esfuerzo. No hay retoques ni nada superfluo que pueda distraer nuestra atención de lo que ha escrito. Estamos ante una mujer práctica y directa. Busca la comodidad en su atuendo y en sus diseños. Acuérdate que lo primero que hizo fue subir el largo de las faldas- para ganar en comodidad- y acaba con el corsé. Supuso la liberación de la mujer de un icono de belleza torturador para la fémina. Chanel es la primera feminista de la moda

 

 

Chanel apoyó con pasión todo en lo que creía. Se observa en el rasgo del apoyo pasional a las ideas que tiene en todos los finales de sus palabras.

 

Fíjate en la prolongación del final de sus letras. Chanel tiene el ‘rizo de la subjetividad’, conocido como ‘apoyo pasional a las ideas’. Chanel defendió con tesón y convicción que la ropa femenina tenía que ser cómoda. ¿Por qué los hombres podían llevar una prenda que les permitiera hacer todo tipo de cosas, como son los pantalones, y las mujeres no? Un buen día, se hartó de la incomodidad de las faldas para montar a caballo. Se puso los pantalones de su amante y acto seguido se fueron a las carreras de caballos, vestida con pantalones y una larga chaqueta de punto, también de su amante. Fue un ‘escándalo’… que empezaron a imitar otras muchas mujeres.

 

La letra del texto y la firma de Chanel son exactas. Habla de su autenticidad. Se mostraba tal cual era.

 

Sin trampa ni cartón. Así era Coco. Como también los tejidos que empezó a utilizar. Por ejemplo, el tweed inglés para los trajes, puesto que permitían olvidarse de forros y elementos estructurados. De aquí sale su famosa ‘chaqueta Chanel’. También revolucionó el mundo de los sombreros. Por primera vez se lo quita para ir a la playa y que le de el sol, algo impensable para la época. ¿Y si todavía alguien quería llevar sombrero? Un sencillo canotier de paja era suficiente. Sin flores, cintas, encajes, ni redecillas. El sombrero está para protegerse o abrigarse. Los zapatos tienen que ser cómodos. Vamos a por el tacón bajo, casi plano. Así de sencillo.  La mejor manera de comprobarlo es observando la letra de su texto – su ‘yo’ social- y su firma- su ‘yo’ íntimo. Son exactas. Porque ella era auténtica.

 

Chanel n5. La simplicidad de la elegancia.

 

El último apunte sobre la genial personalidad de Chanel viene de su letra sencilla y vibrante… y de su sensualidad hecha fragancia. Chanel n5. Fue el perfumero Ernest Beaux quién encontró el aroma después de visitar los lagos del Círculo Polar Ártico y mezclar más de ochenta esencias: habas tonkas del Brasil, vetiver de Haití, rosa de mayo y el jazmín, el aroma preferido de Coco. Fíjate cómo brinca su letra en el papel, de forma coqueta y sensual. Siempre, con la máxima sencillez, como el propio frasco donde se encierra el perfume que arropaba a Marilyn Monroe por las noches…

Como dijo Coco Chanel: la simplicidad es la clave de la verdadera elegancia, porque es la esencia”. Igual que toda su escritura: sencilla, clara, sin retoques ni adornos… y mucha, mucha pasión.

 

“La moda pasa, el estilo. jamás”.

 

Menú